En la primera parte de este artículo sobre cómo hacer saltos dobles como un profesional hemos visto las bases del salto a la comba: elegir la comba, ajustarla y mantener una buena postura para evitar lesiones. En esta segunda parte, te vamos a explicar qué tienes que hacer para dominar los D.U. y volar en los WOD. Spoiler: necesitarás mucha práctica. Ya tienes tu comba ajustada a tu altura y ya has saltado un poco con ella para entender la dinámica de este ejercicio. Cómo ya lo hemos dicho anteriormente, el salto a la comba parece una ejercicio sencillo pero necesita agilidad y destreza para coordinar salto y giro, sea para los simples o los dobles.

Primer paso: dominar los saltos simples

Antes de pegar botes como un loco y azotarte piernas, glúteos, brazas –e incluso cara–, es necesario dominar la base: el salto simple. Primero, enlaza saltos simples de 5 en 5 sin fallar y sube las reps poco a poco. La idea es que llegues a realizar 100 saltos simples sin fallar. En este proceso, tienes que:

  • Ir a tu ritmo
  • Controlar la respiración
  • Sentir los giros de la comba en tu muñeca
  • Coordinar mano y salto
  • Evitar estar en tensión
Poco a poco, puedes añadir velocidad a tus saltos simples para pasar el siguiente nivel: ir rápido en un WOD escalado.
Un consejo: no dejes de practicar saltos simples cuando domines los dobles o se te olvidará como hacerlos.

Segundo paso: saltar alto

La dificultad para pasar de un salto simple a doble es que muchas veces te acostumbras a dar pequeños botes en el suelo para ir rápido en los S.U. Los D.U. te piden saltar más alto para que la comba pase dos veces por debajo de tus pies en el mismo salto. Por eso, la primera progresión que tienes que hacer es saltar alto mientras giras la comba de forma más lenta. Da un buen impulso en el suelo y realiza varias series de 10 repeticiones para asimilar este salto explosivo. Ojo, se te cargarán los gemelos al principio, así que no te olvides de estirar después de la sesión.

Tercer paso: girar dos veces la comba en un salto alto

Ya controlas el salto alto sin cansarte demasiado, ahora toca practicar el movimiento de muñeca. El giro tiene que ser rápido y preciso para darle al cable la velocidad necesaria y pasar dos veces por debajo de tus pies. Según la comba que tengas, tendrás que ejercer más o menos fuerza en ese giro.

Nuestra recomendación: elige una comba de velocidad como la Bee o la Anna de PicSil desde el principio para dominar cuanto antes esta fase clave del giro.
Para coordinar giro + salto alto, puedes primero practicar sin la comba:
  • Pega tus brazos estirados a tu cuerpo
  • Salta alto
  • En el momento de estar en el aire, da dos palmadas rápidas a tus lados
Este es el ritmo que tienes que asimilar para los saltos dobles. Puedes, primero, practicar unas veces sin la comba, y luego con ella.
Otro truco: puedes contar el ritmo del giro en tu cabeza o en voz alta para acordar movimiento y salto.

Esta fase puede ser algo frustrante y dolorosa al principio ya que te va a pedir muchas horas de practica para que tu cerebro coordine ambos movimientos. Paciencia.

Cuarto paso: combinar saltos simples y dobles

Si ya tienes más o menos pillado el giro de los dobles, ahora toca realizar la progresión de los S.U. a los D.U. Tienes que realizar las siguientes combinaciones:

  • 1-1
  • 1-2
  • 1-3
  • etc.

La idea es que a medida que consigas enlazar cinco o seis saltos dobles ya puedes dejar la progresión combinada con los saltos simples.

Quinto paso: enlazar los saltos dobles

Ahora toca saltar, saltar, saltar sin parar. Toca ya practicar series unbroken de máximas repeticiones de saltos dobles hasta llegar a 50, reps que te suelen pedir en un WOD RX. Aquí también, necesitarás armarte de paciencia para conseguir tu objetivo. Recuerda que tienes que:

  • Mantener los saltos altos
  • Coordinar el giro rápido de la muñeca con el salto
  • Buscar un ritmo en los saltos para trabajar tu resistencia
  • Sin olvidarte de respirar
Y no te olvides de mantener una buena postura para optimizar tus fuerzas y evitar lesiones:
  • Cuerpo ligeramente inclinado en posición de hollow
  • Brazos ligeramente doblados hacia delante y cerca del cuerpo
  • Hombros relajados
  • Piernas ligeramente flexionadas para amortiguar el salto
  • Rebotar en la punta de los pies
Y si eres de los que tienden a abrir los brazos, acortando la comba en el salto, ahí va un truco: Usa una goma para pegar tus brazos a tu cuerpo, dejando tus antebrazos libres para girar la comba. Así asimilarás la posición correcta de tus brazos y dejarás de darte latigazos en las espinillas.
Con estos consejos para hacer saltos dobles como un profesional seguro que dominarás los Double Unders en todas tus clases del Box e incluso en tus próximas competiciones de crossfit. Y tú, ¿qué haces para mejorar tus saltos dobles? Danos tus recomendaciones en la sección de comentarios, aquí abajo. ;)