No hay productos en el carrito.

Hipopresivos, qué son y qué beneficios tienen

Últimamente todo el mundo habla de ellos. Los hipopresivos hacen referencia a aquellos ejercicios para abdominales que se centran en la práctica, en ejercer presión y tensión en el core, sobre todo a través de la respiración. 

No podemos decir que sustituyan a los abdominales clásicos, los de toda la vida, que solemos hacer en el gimnasio. Los hipopresivos son diferentes, van un poco más allá y ejercitan tu core y suelo pélvico desde dentro de una manera menos invasiva y más controlada.

¿Qué es un hipopresivo?

Los hipopresivos son ejercicios que se basan en la concentración isométrica de los músculos más internos que conforman el core. Los hipopresivos se realizan a través de la tensión y distensión muscular, y de la respiración, muy importante.

Los hipopresivos son ejercicios absolutamente posturales. Y una de sus características principales es la apnea, junto con la activación y la desactivación de los músculos abdominales desde lo más profundo.

Beneficios de los abdominales hipopresivos 

Son muchos los beneficios que puede ofrecernos este tipo de abdominales. No solo son ejercicios para mujeres, para los hombres también suponen un papel importante. 

No solo son efectivos en el post-parto, como creen algunos/as, aunque es cierto que en ese momento es ideal ya que permite recomponer y reafirmar todo lo que el embarazo ha dejado tocado. También es ideal para trabajar el suelo pélvico y tomar consciencia del trabajo interno que hacen tus músculos del core.  Como añadido, son buenos ejercicios para fortalecer toda la musculatura y, por tanto, para trabajar la estabilidad del cuerpo. Como complemento a otros ejercicios son perfectos para mantenerse en forma de manera más consciente. 

3 ejercicios hipopresivos que deberías de incorporar en tu rutina

Postura de Venus 

La postura de Venus es de las más famosas y sencillas. Consiste en mantenerte de pie con los pies a la anchura de las caderas, los brazos estirados y las palmas de la mano mirando hacia delante; al mismo tiempo que comienzas a realizar inspiraciones y expiraciones de aire muy profundas, siendo plenamente consciente de qué musculatura está trabajando. 

Posición de rodillas en el suelo 

Como bien su nombre dice, con las rodillas en el suelo y las manos apoyadas en las piernas, comenzaríamos con las respiraciones profundas, como en el caso anterior. De esta forma trabajamos la contracción y extensión intramuscular y pélvica, desde otro punto. También puedes utilizar la variante de manos estiradas como en el siguiente vídeo. 

Posición Démeter 

Esta posición es un poco más especial. Túmbate en el suelo, boca arriba totalmente estirado. Pon los brazos hacia atrás y pegas las palmas de tus manos a una pared. Una vez estamos cómodos con la posición inicial, llega el momento de hacer las respiraciones profundas que veníamos comentando anteriormente. La peculiaridad en este caso, es que al mismo tiempo generas presión con tus manos sobre la pared, lo que hace que la fuerza sea mayor respecto  otras posiciones. 

Parece que son los abdominales de moda, pero hay que tener cuidado, como todo, una práctica de hipopresivos que no esté bien dirigida o que se haga sin consciencia, puede ser contraproducente. 

Siempre que sea con ayuda de un especialista o con conocimiento sobre lo que se está haciendo, no habrá ningún problema, y en esos casos es donde más notaras una evolución favorable.  

Y vosotros, ¿habéis probado este tipo de abdominales? ¡Os leemos en comentarios!

Deja un comentario

Suscríbete

Noticias, descuentos y mucho más